Nuestra historia

Una nueva forma de degustar la pizza llega desde Roma.
En 1995, en Roma, nace un nuevo concepto para degustar el producto italiano más famoso del mundo: la pizza. Además de ser elaborada a base de una masa madre única y ligera, es posible escoger sabores variados y crear conjuntos sorprendentes: en una sola pizza dos sabores por cada persona!
Además, le Romane sirve platos auténticos de la tradición romana como Spaghetti alla Carbonara, Pasta alla Amatriciana, Cacio e Pepe y muchos más, así como los típicos entrantes como el supplì y la bruschetta.

Posible

Una pasión: la cocina.
Una inquietud: el deseo de cambiar de vida.
Un sueño: abrir un restaurante en Barcelona.
Estos son los ingredientes que han hecho posible esta nueva aventura.
Renato y Loredana abren en Carrer Muntaner 103 Le Romane, con el objetivo de dar a conocer al mundo barcelonés el autentico sabor de la cocina Romana

Revolucionaria

“Le Romane” ofrece una gran variedad de sabores especiales e innovadores para compartir.
Cada persona puede elegir dos sabores que, junto con los de otras, formarán un surtido sorprendente.
Una persona dos sabores, dos personas cuatro sabores, tres personas seis, cuatro ocho y así sucesivamente. ¡Cuanto más somos, más sabores probamos!
Este es el eslogan que ruge en Roma; una historia de más de 25 años. La pizza es nueva, cuadrada y con una gran variedad de sabores.

 

¿Como funciona?

La pizza, recién salida del horno, se sirve en una tabla de madera que se coloca en el centro de la mesa.
Cada sabor se divide en cuatro porciones y así se puede compartir con los amigos el resto de sabores.

 

Nace la pizza compartida

Este innovador concepto se consigue prestando especial atención a la calidad de cada ingrediente, pero siempre respetando la tradición de la cocina italiana.

 

La mesa es revolucionaria

Renato se forma en la “Scuola Italiana Pizzaioli”, ganadora de varios campeonatos del mundo.
La fermentación natural y controlada de la masa durante cuatro días añade a este producto características únicas como su alta digestibilidad, un bajo contenido calórico, sorprendente ligereza y la fragancia inconfundible de “Le Romane”.
Un nuevo concepto, un nuevo producto y una nueva forma de comer la pizza que ha pasado las pruebas del experto (y siempre crítico) público romano.
Ahora Renato y Loredana eligen la ciudad de Barcelona para introducir sus principales señas de identidad: “la calidad y el concepto de compartir”.